Pasó otro día de acampe y el Ejecutivo aún no tuvo contacto con las familias

Pasó otro día de acampe y el Ejecutivo aún no tuvo contacto con las familias


El acampe frente al Palacio municipal de Lincoln cumplió una nueva jornada y las familias insisten en que no se irán hasta tener una respuesta ante su reclamo.

Mientras tanto, hasta el momento, no se ha acercado ninguna autoridad del Ejecutivo para comenzar a entablar diálogo con los vecinos.

Una de las mujeres que se encuentran en el sitio reveló que, por el momento, no han entablado contacto con nadie perteneciente al Municipio, pero que no están dispuestos a bajar los brazos y que se quedarán allí, a la espera de una solución para el problema habitacional que atraviesan.

También manifestaron su malestar, ya que aseguran que el intendente Salvador Serenal ha dado la orden de que cortaran el agua y la energía eléctrica en el sitio. Por esta razón, las familias deben movilizarse hasta domicilios particulares a buscar agua.

A esto le sumaron que una de las mujeres que están en el Palacio municipal cursa el octavo mes de embarazo y le prohíben la entrada al baño, por lo cual tiene que caminar hasta la terminal de ómnibus cada vez que necesita usarlo.

A pesar de esto, están convencidos de que van a quedarse hasta las últimas consecuencias, aguardando alguna respuesta de las autoridades del Municipio. Solamente dos familias se han ido del lugar, ya que desempeñan labores para la Comuna y temían que, como represalia, les quitaran su trabajo.

Cabe recordar que, el martes, desde el Ejecutivo les habían manifestado que Serenal entablaría un diálogo con las familias, si levantaban el acampe, algo que no están dispuestas a hacer.

Reclaman terrenos en los cuales construir sus viviendas e insisten en que tienen la intención de pagarlos en cuotas.

El acampe había tenido como punto de partida la ocupación de un lote ubicado en las calles Posadas y Fortín Vigilancia. Allí, más de 20 familias se habían hecho presentes el domingo por la tarde, con la meta de quedarse con el terreno, cuyo dueño habría fallecido hace años. Sin embargo, a las pocas horas había asistido al lugar un importante número de efectivos policiales y hasta habían aparecido presuntos propietarios del lote.

A pesar de no contar con la orden de desalojo correspondiente, la policía había instado a los vecinos a que abandonaran el lugar y estos habían accedido para evitar un conflicto violento, ya que entre ellos se encontraban muchos niños pequeños.

Se ha abierto una causa judicial, en la que han quedado implicados por “Usurpación”.

Tras esa situación, el lunes por la mañana se habían hecho presentes en el Municipio. Habían empezado a armar el campamento en el Patio de los Derechos Humanos, mientras aguardan una respuesta.

Desde entonces han pasado tres días, pero, hasta el momento, no han tenido ningún tipo de contacto con funcionarios de la Comuna. De todos modos, no están dispuestos a dejar el sitio hasta que se les dé una respuesta concreta a todas las familias.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *