Las empresas deberán ofrecer traslado a empleados

Las empresas deberán ofrecer traslado a empleados



Para evitar que se incremente el número de pasajeros en el transporte urbano de la ciudad de Córdoba, la Municipalidad solicitó ayer a los responsables de industrias y fábricas radicadas en la capital que generaran acciones para garantizar el traslado de sus trabajadores de sus hogares a los puestos laborales y viceversa.

Para esto, se abrió una instancia de trabajo con el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de la Provincia, así como con los integrantes de la Cámara de la Construcción, la Unión Industrial de Córdoba y la Agencia para el Desarrollo Económico de la Ciudad de Córdoba (Adec).

El intendente de Córdoba, Martín Llaryora, se puso al frente de las reuniones que se realizaron en el Palacio 6 de Julio tendientes a acordar un futuro protocolo de movilidad de los empleados.

En estas reuniones también participaron el secretario de Movilidad Urbana, Marcelo Mansilla; de Gobierno, Miguel Siciliano; de Salud, Ariel Aleksandroff, y de Desarrollo Urbano, Daniel Rey.

“Es imperioso que los trabajadores de los diversos rubros que se reincorporan a la actividad laboral se trasladen desde sus hogares hasta sus puestos de trabajo y viceversa, para evitar así el uso del transporte urbano”, señalaron desde el Palacio 6 de Julio. “El municipio busca evitar que, ante la reapertura de los sectores productivos, más usuarios se agolpen al transporte público”, añadieron.

Boletos

La preocupación de las autoridades municipales se funda en el incremento sostenido desde abril pasado del corte de boleto. También, en el hecho de que hay pasajeros que abordan las unidades sin el permiso de movilidad que habilita que cumplen una tarea esencial.

“El municipio capitalino ratifica su postura de desalentar el uso del transporte urbano, ya que es un potencial foco de contagio del Covid-19”, afirmaron desde la gestión comunal. Asimismo, insistieron en la prohibición de viajar parados, en el uso obligatorio de cubrebocas, en la apertura de las ventanillas del colectivo y en la necesidad de respetar la restricción al uso de asientos bloqueados.

Controles

Los controles municipales permitieron detectar que no todos los usuarios de esta ciudad abordan el colectivo por la puerta trasera y que, en muchos casos, se ocupan todos los asientos, cuando sólo están habilitados los de las filas individuales y los dobles, de manera intercalada y con una persona por fila.

Estos operativos de fiscalización son realizados por los mismos funcionarios de Movilidad Urbana municipal y por la Dirección de Control de Movilidad Urbana, aunque en esta repartición no suman más de 20 los inspectores en los distintos turnos que deben supervisar la flota.

En su mayoría, las líneas troncales, como 10 y 20, deben cumplir frecuencias de entre 15 y 20 minutos en los horarios pico, mientras que el resto del día hay esperas más largas, ya que se prestan servicios como un día sábado.

Pese a estas órdenes de servicio giradas desde la Municipalidad de Córdoba a las empresas de transporte urbano de pasajeros (Ersa, Coniferal, Autobuses Córdoba y Tamse), desde abril pasado los usuarios sostienen quejas por las largas esperas en las paradas. Esto se suma a las dificultades para respetar la distancia de dos metros en el interior de las unidades.

Poder de policía

Sobre esto, también la Unión Tranviarios Automotor (UTA) planteó la imposibilidad de que sean los choferes los que ejerzan el poder de policía respecto del ingreso de los pasajeros en las unidades.

Ante esta situación, la Secretaría de Movilidad Urbana municipal debió pedir asistencia a la Policía de la Provincia para el control de los permisos para viajar, así como impedir la proximidad de las personas tanto en las paradas como en el interior de los colectivos.

Regresó a Jujuy un grupo de 80 varados

Cuáles son las normas que deben cumplir los usuarios.

Ayer por la noche volvió a Jujuy un grupo de 80 personas residentes en esa provincia que permanecían desde el viernes en la Terminal de Ómnibus de Córdoba. Su situación había trascendido durante el fin de semana, cuando dieron a conocer su dificultad por volver a la provincia en la que residen debido a la falta de autorización de las autoridades jujeñas.

El de ayer fue el último grupo que quedaba de los 150 habitantes de Jujuy que habían permanecido en la provincia de Córdoba sin poder regresar. La mayoría eran estudiantes y deberán hacer cuarentena en una iglesia evangélica.

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 13/05/2020 en nuestra edición impresa.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *